Cómo evitar los chismes en el trabajo

chismes-trabajo

Los chismes o rumores son una práctica laboral incorrecta muy conocida. Estos se basan en rumores negativos que a ciencia cierta no se sabe sin son verdaderos o no.

Independientemente de lo veraces que sean, no traen consigo nada objetivo, solo comentar, perder tiempo en el trabajo e incluso afectar la apreciación que se tenga sobre una persona.

Aunque en la actualidad se habla libremente del chisme, esta manía es muy antigua y utilizada en el campo profesional para aventajarse sobre otra persona.

Se desprestigia para ganar terreno o simplemente por diversión. Esta práctica podría catalogarse, por increíble que parezca, como violencia moral o mobbing, sin importar de quién venga.

Por qué evitarlos en el ambiente donde desempeñamos nuestros oficios

1. La primera razón es porque quebrantan la autoestima, perturbando la esencia y la calidad de vida de la persona afectada. Hay que recordar que si nos involucramos en el chisme, también podemos convertirnos en victimas de esa situación en algún momento.
2. Reducen la productividad laboral, pues se suele perder mucho tiempo en estas habladurías.
3. Se expanden rápidamente, haciendo que se pierda el control sobre la historia y suplantando su esencia poco a poco. El conocido “teléfono chocho”.
4. Afectan significativamente el aspecto que podemos formar acerca de otras personas.
5. Si eres la persona generadora del chisme, además de dañar la imagen de otra, también lo haces con la tuya. Pierdes credibilidad frente al resto de tus compañeros y más importante aún el respeto. Con su difusión solo demuestras que posees baja autoestima y eres inseguro(a).

Cómo evitarlos mientras trabajamos

Principalmente quien debe encarar los comentarios mal sanos son los líderes, pero ¿qué deben hacer?

1. Para frenarlo es importante dejar que salga a la luz. Luego esperar a que el afectado esté enterado. Para resolverlo de una manera tranquila y sin agresiones.
2. Las reuniones de participación general son ideales para disminuir la demanda de los rumores. Pues da la opción de ventilar problemas y/o situaciones. Y buscar la solución en compañía de los afectados que estén en presencia.
3. Reprogramar a los empleados. Esto lo podemos lograr aprovechando la llegada de nuevos miembros del equipo. A los cuales se les puede pedir que expresen situaciones laborales desagradables, producto de otros trabajos y que no quisieran repetir. Haciendo que los integrantes más antiguos del equipo eviten cometer o estar enredados en situaciones que afecten su imagen.

Qué podemos hacer frente a la inminente propagación de un rumor

Lidiar con este tipo de situaciones puede ser tan fácil como nosotros decidamos, todo va a depender de nuestra actitud frente a ellos.

Así que ten presente los siguientes consejos:

1. No te lo tomes a pecho. Enfócate en lo que lo ha generado y ocúpate en ello.
2. Evita las emociones y deja al descubierto el chisme con hechos, ellos van a ser tu mejor arma.
3. Debes evaluar el contexto, si es personal o de oficina. Para detener el rumor, actúa con rapidez y honestidad.
4. Por último, enfrenta directamente a la persona que originó la habladuría de una manera serena. Razonable y respetuosa, eso dirá mucho sobre ti y evitará que se propague.