Secretos que debes conocer para evitar alergias y asma dentro de la oficina

alergias oficina

En la oficina, el ambiente encerrado y de temperatura controlada artificialmente a través de aires acondicionados. Hace que alérgenos (elementos que producen alergias).

Como los ácaros, el polvo y la humedad estén presentes a pesar de la limpieza diaria del espacio de trabajo.

Algunas personas por su origen, componentes hereditarios y otras cuestiones. Desarrollan cuadros alérgicos más severos que otros.

Además con el transcurrir del tiempo, se han incrementado los pacientes con esta patología.

Qué son

Las alergias abarcan congestión nasal, rinitis, sinusitis, asma bronquial, urticaria (enrojecimiento de la piel con comezón).

Y hasta reacciones anafilácticas (afección corporal completa por causa de elemento que produce sensibilidad). La cual puede ser mortal.

Agentes que causan alergias y asma en el sitio de trabajo

Si el individuo padece algún tipo de alergia, lo que para otros puede resultar un simple resfriado. Para él desata severos síntomas que pueden durar días e incluso semanas.

En vista de esta situación, los agentes más comunes que resultan ser activadores de este tipo de afección resultan ser:

    • los medicamentos
    • los ácaros
    • los alimentos
    • los insectos
    • el moho
    • los animales

y el látex

En una oficina estos elementos están presentes en ventiladores. Ductos de aires acondicionados, bibliotecas, archivos, cajas, escritorios y en papeles antiguos.

Agravando por supuesto a personas con esta afección.

Adicionalmente pueden ser desencadenantes los químicos de olores fuertes, presentes en centros de trabajo como:

  • desinfectantes
  • pintura fresca
  • fragancias fuertes
  • material generado en construcciones en curso
  • y el humo.

 

Oficinas enfermas

Cuando no existen las condiciones óptimas para preservar la buena salud de los trabajadores de algún espacio físico. Decimos que estamos en presencia de oficinas enfermas.

Lo cual no es más que ambientes insalubres como los siguientes:

  • Exposición prolongada ante agentes irritantes como aceite, cal, pintura, polvo, etc.
  • Poca higiene del lugar, que favorece a la proliferación de distintas clases de insectos. donde sus picaduras representan alergénicos muy comunes.
  • Poca ventilación en espacios cerrados, que genera asma o cuadros respiratorios severos.

Cómo evitar las alergias y asma

No resulta sencillo tratar de evitar el contagio de alguna enfermedad dentro de la oficina sin la aparición de síntomas.

Una vez que estos aparecen se pueden tomar ciertas medidas de higiene y prevención para reducir la posibilidad de contagio.

Los cuales mencionaremos brevemente:

  • Si es inevitable que asistas a tu lugar de trabajo atravesando un cuadro viral. Debes usar tapabocas para evitar la propagación del virus.
  • Lava bien tus manos con agua y jabón. Ya que la transmisión de virosis además de realizarse de la cercanía entre personas también está presente en todo lo que tocas: teclado, teléfono, impresora, fax, etc.
  • Mantén la distancia con tus compañeros. Porque a simple vista todos parecen estar sanos pero en realidad no podemos asegurarlo.
  • Limpia las superficies que comúnmente tocas en tu espacio laboral con productos antibacteriales. Si es posible al final de cada día.
  • Si requieres el uso de pañuelos de papel para limpiar tu nariz o cubrir tu boca al estornudar. Asegúrate que este no entre en contacto con superficies de uso común. Deséchalos de inmediato, lavándote las manos después de hacerlo.
  • Practica un estilo de vida sano y natural, activando al mismo tiempo con tu alimentación el sistema inmune. Para que combata sin dificultades los ataques de virus, hongos y/o bacterias.