Conoce las enfermedades respiratorias más comunes dentro de la oficina y aprende cómo prevenirlas

enfermedades respiratorias oficina

El lugar de trabajo puede convertirse en un caldo de cultivo para enfermedades respiratorias. Especialmente en la temporada invernal cuando su propagación en oficinas es muy rápida.

Comúnmente estos son espacios cerrados con sistemas integrados de aire acondicionados y alfombras. Lo cual termina siendo contraproducente al propiciar este tipo de contagios con más frecuencia.

Enfermedades respiratorias más comunes en la oficina

 

Las personas pasan gran parte del día en sus lugares de trabajo, espacios que se caracterizan por tener poca ventilación.

Añadido a esto sabemos que aquí las personas mantienen contacto directo con otras generándose un ambiente idóneo. Para la propagación de enfermedades respiratorias o infectocontagiosas.

En el ambiente laboral los padecimientos respiratorios más comunes son las alergias, la gripe, el asma y las irritaciones en la garganta.

Pero también se presentan otras enfermedades más complicadas como bronquitis, neumoconiosis (por inhalación de polvo inorgánico).

Cáncer de pulmón y neumonitis (por hipersensibilidad a sustancias orgánicas)

De manera que algunos síntomas como: la tos constante, ahogo y silbido.

En el pecho son síntomas preocupantes que requieren atención medica inmediata.

Formas de contagio

 

El principal agente de transmisión de este tipo de enfermedades son las manos.

Pues el contagio ocurre especialmente por el contacto con superficies u objetos que tengan presencia de virus.

También se transmite por medio de las secreciones respiratorias.

Transportadas desde una persona infectada cuando tose, habla y estornuda.

Cuando una persona enferma acude al trabajo se convierte en un foco de propagación dejando virus viables en cada superficie con las que tiene contacto.

Por esta razón se deben implementar jornadas de limpieza y desinfección rutinarias.

En las oficinas para evitar no solo la propagación de estas enfermedades en el trabajo.

Sino también reducir las vías de contagio hacia el hogar y otros lugares.

Recomendaciones para reducir los riesgos de contagio

Las siguientes recomendaciones son de gran ayuda para reducir significativamente el contagio y/o propagación de estas enfermedades.

Pero se recomienda difundir e incentivar la practica grupal de estas medidas para mejores resultados.

  • Desinfectar los objetos y superficies de uso compartido en la oficina, realizando jornadas de limpieza diaria de teléfonos. Materiales de oficina, apoyabrazos, escritorios, teclado y mouse de computadora. En los que se concentran muchos virus.
  • Asegurarse de que el lugar de trabajo cumpla con las condiciones favorables para un ambiente óptimo de trabajo. En este sentido nos referimos a la adecuada ventilación y rutinas de higiene en lugares de uso común como los baños.
  • Se debe lavar las manos de forma periódicamente con agua y jabón durante 20 segundos aproximadamente. El uso de alcohol con gel es también recomendado para mantener la higiene.
  • Cuando presente síntomas gripales, no deberá acudir al trabajo. Lo mejor es mantener reposo y tratamiento (sin automedicarse) hasta su recuperación.
  • Evitar compartir vasos o cubiertos sin lavarlos previamente.
  • Al toser o estornudar cubrir boca y nariz con el antebrazo. Para evitar propagar las pequeñas partículas de saliva en los objetos y superficies.

 

Enfemedades respiratorias oficina