Qué música escuchar para mejorar el rendimiento en la oficina

musica-trabajo

Te parecerá fantástico saber que puedes mejorar tu concentración, motivación y rendimiento laboral escuchando música agradable en tu espacio de trabajo. Así podrás evitar distracciones y promover tu enfoque en la tarea que realices, aumentando también tu productividad.

Sin embargo, es importante conocer que no cualquier tipo de melodía te ayuda. Ten presente que las canciones equivocadas lograrán aumentar la distracción, el sueño y el desenfoque.

Por eso, ten mucho cuidado con lo que escuchas.

 

Efectos terapéuticos

Las propiedades terapéuticas de los sonidos armoniosos son tan diversas como géneros musicales existen. Aquellas melodías agradables harán que la producción de dopamina (neurotransmisor importante para el funcionamiento motoro del organismo). En el cerebro aumente, y con ello se promueva un cambio en el estado de ánimo. La autoestima y en la disposición para una persona a realizar cualquier actividad en el trabajo, por tediosa que sea.

Con respecto al estado de ánimo del individuo, influye positivamente debido a que mejora la coordinación cerebral de las funciones de órganos corporales. A causa de reacciones psico-fisiológicas originadas.

Al escuchar canciones, el individuo se transporta a un mundo o lugar distinto al que se encuentre. Donde todo es posible, promoviendo así la tranquilidad y calma necesaria.

Estar sereno y concentrado. Así es como te deshaces del estrés y mejoras tu autoestima.

Un ambiente musical siembra motivación, creatividad, interés y prepara a la persona para no darle cabida al aburrimiento. Y a las interrupciones indeseadas.

 

Consejos prácticos para una elección ideal

La afirmación sobre los aportes de la música para mejorar el rendimiento en la oficina se apoya en numerosos estudios realizados por investigadores.

Los mismos comprueban que enfocarse en un ambiente extremadamente tranquilo y silencioso. Puede ser adverso para el individuo que pretende estar motivado, relajado y concentrado.

Por esta razón, debemos escoger con cuidado aquellas pistas adecuadas para lograr este objetivo.

Para ello aquí se presentan siete recomendaciones que apoyan a obtener una selección ideal.

Cada una debe ser:

  1. Armónica y tranquila. La clásica se cataloga como la mejor opción para mejorar el rendimiento en la oficina.
  2. Particularmente se recomienda incluir a Mozart en el repertorio musical, ya que está comprobado que promueve el rendimiento mental (efecto Mozart).
  3. La selección ambiental, sin voces, resulta ser más moderna que la clásica con efectos similares.
  4. Una excelente opción es colocar sonidos de la naturaleza (lluvia, olas, selva), harán que tu mente se proyecte a un estado de relajación y tranquilidad.
  5. Escucha las canciones en un volumen que vaya de moderado a bajo, ya que el protagonismo debe tenerlo tu tarea laboral y la música debe estar en segundo plano.
  6. Evitar la radio, ya que la publicidad y los diálogos pueden resultar una distracción.
  7. Construye repertorios de melodías con duración máxima de 2 horas cada uno. Así cuando culmine cada bloque será tu recordatorio para realizar un corto descanso.

Es vital conocer que existe música para determinadas horas del día. Cada género, canción o varias, se adaptarán provechosamente bien a cumplir tu objetivo en tu rutina profesional.

Ten presente que cada una tendrá cabida en un momento perfecto. Ya que tonadas muy relajantes en espacios de tiempo donde debas luchar contra la pesadez o sueño solo harán que inevitablemente te duermas. Yendo en contra de ese incremento en el rendimiento esperado.