Trabajo ergonómico al alcance de todos

trabajo-ergonomico

El planteamiento ergonómico pretende adaptar el diseño de productos, tareas y funciones asociadas al puesto de trabajo a las personas y no al contrario. Para ahorrar afecciones relacionadas a posturas corporales incorrectas al realizar una labor.

 

Qué es

Es una disciplina que se encarga del estudio de la adaptación de espacios, productos, herramientas, tareas y entorno con el fin de que se potencien:

  1. la comodidad
  2. la salud
  3. la seguridad
  4. la productividad del individuo en su puesto de trabajo

Adaptar un espacio que cumpla con estas características, ayuda a evitar y corregir desórdenes musculoesqueléticos del ser humano. Y resulta importante la participación de los trabajadores cuando se discutan estos cambios para priorizar modificaciones adecuadas y necesarias.

 

Áreas de acción de la ergonomía en el puesto de trabajo

El puesto de trabajo es el lugar que ocupa una persona al realizar tareas relacionadas a su ocupación. Este puede ser fijo o estar formado por varios lugares como:

Cabinas, mesas de trabajo donde se operan máquinas o escritorios con computador, calculadoras, consola de control, etc.

Resulta necesario que el puesto de trabajo sea el apropiado para evitar enfermedades o lesiones relacionadas a condiciones de labor deficientes. Tomando en cuenta las tareas que se realizan, los riesgos asociados y la ejecución de las mismas de forma cómoda y correcta por parte del empleado. Lo descrito antes constituye a las zonas de acción ergonómica en un sitio laboral.

 

Principios ergonómicos del puesto de trabajo

En lo sucesivo se explican los principios relacionados con el diseño ergonómico de los puestos de trabajo, ajustándolo para que el individuo se encuentre cómodo y realice sus tareas de forma eficiente.

– Altura de la cabeza
El espacio debe ser el apropiado para que quepan trabajadores altos.

Los objetos de uso habitual se deben visualizar desde la altura de la mirada o un poco más abajo.

– Los hombros

Se deben evitar la colocación de objetos de uso común que se ubiquen sobre la altura de los hombros, para prescindir de esfuerzos innecesarios.

Los controladores deben ubicarse entre los hombros y la cintura.

– Trayectoria de los brazos

Se debe procurar que los objetos estén ubicados lo más cerca posible de los brazos y frente a ellos. Con el fin de evadir sobreestiramiento de los mismos para alcanzarlos o eliminarlos, tomando en cuenta a los empleados con altura por encima del promedio.

– El codo

La zona de trabajo regular debe estar a la altura del codo o un tanto más baja para tareas rutinarias.

– De las manos

Si se requiere levantamiento de objetos, estos deben situarse a una altura entre las manos y los hombros.

Las agarraderas deben ajustarse a la amplitud de las manos, tomando en cuenta una amplitud suficiente que permita su movilidad.

– Extensión de las piernas

La altura del asiento debe situarse tomando en cuenta la longitud de las piernas y la altura de la zona habitual de trabajo, tomando en cuenta el estiramiento cómodo de piernas cortas o largas.

Las piernas deben apoyar el piso o reposar en un apoyo ajustable para los pies, permitiéndole al trabajador cambiar de posición regularmente.

 

Cambios que promueven la comodidad del trabajador

Esta técnica engloba tanto pequeños como grandes cambios en pro del bienestar de quién realiza actividades laborales.

Para lograr variaciones favorables en aspectos ergonómicos es preciso ir caso por caso, con el fin de llegar a una adecuación general que favorezca a todos.

En función a esto, las cosas básicas e iniciales que se puedan modificar en pro de lograr la ergonomía en el trabajo son:

  • Diseño de asientos.
  • Tiempo de permanencia en pie del trabajador.
  • Estirada de brazos para alcanzar objetos.
  • Poca iluminación.